El otro día, dándole vueltas a esto de las pymes + tecnología + internet + todo lo demás, caí en la cuenta de lo siguiente: la mayoría de los gigantes que han crecido junto con el boom de Internet y las nuevas tecnologías (Google, Yahoo, eBay, etc),  no sólo empezaron como un grupo muy reducido de amigos/parejas, sino que, alcanzar el status de pyme les llevó mucho tiempo…

Obviamente, hay momentos en la historia que quizá sean irrepetibles, y las reglas del juego cambian cuando facturas sopotocientos mil millones y la plantilla es de cuatro mil empollones selectos, pero me quedé barruntando ¿cuál sería la pyme de referencia de la que poder aprender?

Para mí, esa pyme es 37 Signals, que se mantiene con un equipo de 12 personas. 37 signals se dio a conocer en 2005, como empresa de diseño y desarrollo de sitios y aplicaciones web, publicando artículos muy interesantes en su blog Signal vs. Noise, que pronto se convirtió en uno de los más leídos y valorados en la recién nacida comunidad “2.0″.

Desde entonces, su trayectoria es impresionante: lanzaron Basecamp, uno de las aplicaciones web de gestión de proyectos más usadas del mundo (¡incluso en sus versiones de pago!), desarrollaron Ruby on Rails, un entorno de desarrollo rápido de aplicaciones web que está siendo adoptado con “furia” por miles de desarrolladores en todo el mundo, y otros servicios como Campfire, Highrise, Backpack

Lo que es mejor para nosotros: publicaron un libro, Getting Real, contando y compartiendo su filosofía de trabajo, y del cual se han vendido más de 30.000 copias sólo de la versión PDF. Lo puedes leer gratis si no te importa hacerlo online (hay versiones en varios idiomas, incluida una parcial al castellano).

Antes de que te sumerjas en el libro, un par de advertencias:

1) Está enfocado al desarrollo rápido de aplicaciones web, y muchos de los planteamientos y procesos que cuentan, sólo aplican en ese campo.

2) Incluso dentro del desarrollo web, aplicar esta manera de “hacerlo real”, puede llevarte a un suicidio seguro con la mayoría de los clientes, ya que requiere un alto grado de coordinación y conocimiento del trabajo que realizan todos los integrantes del equipo.

¿Por qué entonces te sigo recomendando que lo leas? Porque mucho de lo que plantean se basa en un sentido común puro y destilado a partir de la experiencia, y porque se pueden aplicar a cualquier campo de batalla en el que se desenvuelva una pyme. A veces no se trata tanto de usar metodología determinada, sino de eliminar la “tontería” en el camino hacia la productividad.

Ahí van algunas “perlas” que encontrarás:

No hagas caso de los detalles al principio. Hay tiempo de sobra para ser perfeccionista… Centrarse en detalle demasiado pronto te hará perder el tiempo. Empieza por lo fundamental.

Las reuniones son tóxicas. Surgen cuando el concepto a tratar no está claro (lo cual hay que evitar previamente), parten el día en pequeñas porciones que evitan que “cojas el ritmo”, descarrilan hacia otros temas con suma facilidad…

Lavar y repetir.  No esperes hacerlo bien a la primera. Hazlo, observa cómo funciona, y cámbialo al vuelo.

Via

Related Posts with Thumbnails
Tagged with:  

Comments are closed.

WordPress Blog