Trabajando en casa
Con el avance de las tecnologías y sobre todo, con la aparición de la nube cada vez es más habitual tener trabajadores que realizan sus tareas desde casa, ya sea a tiempo completo o parcial. Trabajar desde casa tiene muchas ventajas, pero también muchos inconvenientes, por lo que para ser eficiente es recomendable seguir unas pautas para que el nivel de nuestro trabajo no decaiga.

<p>Aquí van una serie de consejos que se deberían seguir casi a rajatabla si se quiere ser un trabajador eficiente y competente desde casa, compartiendo como ya dijimos, todas las comodidades que nos da tener el puesto de trabajo en nuestro propio hogar y sin necesidad de estar en un ambiente hostil como puede ser la oficina. <a name="more"></a></p>

<p><ul><li><strong>Crea tu espacio de trabajo</strong>: Es altamente recomendable demarcar tu espacio de trabajo en casa, ya sea en una habitación separada del resto o en tu propia habitación. Un escritorio con únicamente lo necesario para trabajar es lo ideal, sin ninguna distracción, con esto nos obligamos a trabajar en el momento que nos sentamos en ese sitio y no estar atento a otras cosas que pueden distraernos y afectar a nuestra eficiencia.</li><br>

  • Marca un horario: Aunque trabajemos en casa, no podemos obviar que tenemos que trabajar las horas necesarias para llegar a los plazos, por lo que es necesario fijarse un horario en el que trabajar. Puede ser similar al de oficina o no, ya que lo podemos amoldar a nuestro gusto, pero la cantidad de horas que tenemos que trabajar deben ser similares a las que haríamos en la oficina.
  • Compórtate como si estuvieras en la oficina: Esto puede parecer algo sin sentido pero no lo es, cuando estamos trabajando desde casa debemos comportarnos de una manera similar a como si estuviéramos en la oficina, es decir, uno no va a trabajar en pijama ¿no? Pues nosotros no debemos trabajar desde casa así ya que esta vestimenta inspira vagancia y falta de ritmo. También debemos no prestar especial atención a temas personales si estamos trabajando, como si lo hiciéramos con el jefe delante aunque, por supuesto, podremos hacer un descanso en el momento que queramos para lidiar esos asuntos, pero no deben distraernos cuando estamos trabajando.
  • Tómate descansos saliendo fuera: Al convertir la casa en tu lugar de trabajo, puede ocurrir que nos agobiemos al estar todo el día metido en ella, por lo que hacer descansos cada 2 o 3 horas saliendo de casa a dar un paseo es muy agradecido. Descansamos la vista, cambiamos el espacio en el que estamos y respiramos un poco de aire fresco.
  • Cuando acabas, acabas: Este consejo podría aplicarse también a los que trabajan en oficina, pero es absolutamente necesario saber cuando se acaba de trabajar. Si marcamos nuestro horario perfectamente, cuando lo terminemos debemos dejar de trabajar a no ser que sea algo urgente, por lo que debemos apagar los teléfonos de empresa, no mirar el correo electrónico y dedicarnos a asuntos de nuestra vida personal, ya que ese es el tiempo para ello.
  • <p>Como veis, son unos consejos muy sencillos de aplicar pero que requieren algo de disciplina, y aunque al principio puede ser complicado acostumbrarnos a cumplir todos los puntos, con la costumbre se acaban haciendo automáticamente.</p>
    
    <p>Foto | <a href="http://flickr.com/photos/atc/143615770/">atconc</a></p><div>
    


    Via

    Related Posts with Thumbnails
    Tagged with:  

    Comments are closed.

    Free WordPress Theme