iPhonePara muchos ha sido necesario que se haya vetado a Google de la App Store para darse cuenta de que el iPhone es un dispositivo cerrado que poco tiene que ver con el concepto de ordenador de propósito general que estamos acostumbrados a utilizar, ya saben, eso de que es mi equipo e instalo en él lo que quiero. Hace mucho que venimos hablando sobre el modelo cerrado que supone iPhone, algo que no ha sido obstáculo para su éxito… hasta que la U.S. Federal Communications Commission ha decidido investigar por qué han dejado fuera a Google Voice (Brainstormtech).

Se podría sostener que en este caso Apple es víctima de sus alianzas con las telecos, pero no es menos cierto que también excluye a las aplicaciones que pueden competir con otras áreas de su negocio. El modelo, de extrapolarse a la informática personal, llevaría a un escenario en el que no se pudiese instalar otro navegador en Mac que no fuese Safari o alternativas a Windows Media Player si Microsoft adoptase el estilo iPhone. Claro que Apple ha construido una gran plataforma y que la App Store aporta mucho valor, pero todo ello se podría mantener haciendo facultativo su uso y no obligatorio. El caso es que, una vez entran las autoridades a auditar el modelo, cabría preguntarse ¿qué es preferible, que el fabricante del dispositivo no mantenga el control del mismo por ley o que la apertura pueda ser una ventaja competitiva?

El primer escenario se podría justificar para evitar abusos de posiciones dominantes, de nuevos volvemos al ejemplo del ordenador personal, si Microsoft aplicara este modelo de nuevo estaríamos ante la destrucción de mucho valor y de la competencia en multitud de tipos de aplicaciones. Claro que iPhone tiene fuertes competidores y que varios de ellos hacen gala de apertura como un valor fundamental, por lo que no estamos en una situación en la que el usuario no pueda elegir.

No tengo un criterio claro en este contexto, de hecho me preocupa más el llegar a la neutralidad de la internet móvil (controlada por las operadoras), al existir esta competencia: quien adquiera un iPhone que sepa que tiene que someterse a la dictadura de Apple (algo con lo que muchos de sus usuarios son felices) o hacer el “jailbreak” y perder la garantía. Por eso quizás creo que los reguladores de los mercados de telecomunicaciones hacen bien en mirar con lupa la exclusión de Google Voice, pero que también deberían hacer lo mismo con cada veto que se realiza del tráfico de VoIP o de ciertas aplicaciones y que las operadoras ejercen con total impunidad.

Via http://www.error500.net/apple/descubriendo-que-iphone-es-cerrado/a>

Related Posts with Thumbnails
Tagged with:  

Comments are closed.

Premium WordPress Themes