La historia tiene tintes de novela negra, pero lo que más llama la atención en este asunto son los correos electrónicos cruzados, ya que el supuestamente – que debe ser confirmado por los registros de correo de Gmail – viene de un servidor de correo electrónico de la red TOR (torservers.net)

Si una persona normal piensa en hacerse un correo anónimo, lo que hace es irse en coche a otra ciudad, conectarse con una distribución LiveCD a una red WiFi pública, abrir una cuenta en*** Gmail, Yahoo! o Hotmail*** con datos falsos, y enviar desde allí los correos. Usar una cuenta implica el salto de 1) saber qué es la red TOR y 2) haber instalado el software de conexión y probado el sistema de cuentas de correo anónimas.

Abrir un correo anónimo en la red TOR tampoco es que sea muy complicado, basta con instalarse el cliente TOR, abrir el navegador y conectarse a algún buscador como TORCH o The Abyss para localizar algún servicio de correo en TOR.

Yo me conecté a TORMail, que ofrece acceso anónimo por la red TOR en y me cree una cuenta de prueba, para lo que no se te solicita nada de información, y en 3 minutos tenía la cuenta abierta.

Via elladodelmal.com

Related Posts with Thumbnails
 

Comments are closed.

Weboy