Este post es un seguimiento de este artículo y de este otro, en los que, básicamente, vimos las distintas tipologías de sitios web que una pyme puede precisar para promocionar su empresa y/o sus productos, y analizamos el coste / beneficio que cada una de las tipologías puede suponer para la empresa.

Una de las conclusiones más importantes a la hora de intentar medir la idoneidad de un proyecto web es ver si con ella has conseguido el objetivo que te habías planteado. Es decir, que de los distintos tipos de web que vimos, no hay una mejor que otra… sino que cualquiera de los tipos de web que podemos precisar para nuestra empresa puede ser buena siempre que cumpla el objetivo que nos hemos marcado con ella.

Ejemplo: Si queremos una web únicamente para disponer de una presencia en internet, para que nuestros clientes (actuales o potenciales) vean donde estamos, qué hacemos, quienes somos y nos conozcan un poco mejor, una web plana debe sernos totalmente útil. Seria contraproducente enbarcarnos en un proyecto web de más calibre (una web dinámica con sección noticias, o una web con sección privada para nuestros clientes…) si no lo necesitamos realmente.

No obstante, hay muchos casos en los que podemos observar cómo la empresa hizo una web más grande de lo que realmente necesitaba. En el siguiente ejemplo veremos como la empresa dispone de una web que no cumple sus objetivos.

La última noticia de mi web es de hace 1 año ó mas.

Ejemplo_sección_noticias_desfasada

Esta pyme dispone de una web plana con sección noticias, las cuales es posible que se cuelgue en un panel auto-administrable por el personal interno, pero en la que la empresa no actualiza contenidos desde 2003!. Invirtió en un sitio web para comunicarse unidireccionalmente con sus clientes con una web que no está cumpliendo con su objetivo, dado que su sección más viva (noticias) no tiene vida.

En este caso, la empresa pagó X por una web plana con noticias, cuando en realidad sólo precisaba una web plana. Las noticias no eran tan prioritarias como ellos pensaban, puesto que es inconcebible que en una Pyme no haya pasado nada interesante en un año como para colgar una simple noticia de 4 líneas. Las prioridades cambian, y ahora, a un año vista de la última noticia, el hecho que haya esta sección en su web es contraproducente… les hace más mal que bien.

Este es un ejemplo simple (pero habitual) de cómo determinadas PYMEs invirtieron una cantidad de dinero en una página web que no cumple con sus objetivos, y una web que no cumple con objetivos es una web que no es rentable.

Es necesario, pues, que toda empresa que desee realizar o renovar su sitio web se plantee, en este orden:

1- ¿Para qué quiero la web? Ejemplos de opciones: — para que me encuentren físicamente — para tener presencia en la red — para salir en los buscadores (el Google de turno) — para que mis clientes sepan de mi — para facilitar gestiones con mis clientes — para vender productos — para vender imagen de empresa … Es dedir, el objetivo.

2- ¿Qué tipo de web se adapta mejor a mis necesidades y mis objetivos?
Que tipología de web, qué tecnología de programación… para ello, nos dejaremos asesorar por expertos, a los cuales les transmitiremos nuestras necesidades.

3- ¿Cuánto trabajo para mi supone desarrollar esta web?
es decir, mi personal puede dedicar el tiempo que precisa el desarrollo de esta web, en materia de ayudar a la empresa que se encargará de desarrollar la web?

4- Una web terminada y lanzada, ¿cuánto trabajo para mi supone mantener la web al día? Es decir, si he previsto que haya una sección de noticias… ¿tengo claro quien se va a encargar de colgar dichas noticias? ¿Cuáles van a ser los canales a través de los cuales dicha persona va a sacar la información que necesita para colgar la noticia? ¿He informado a las fuentes de las noticias (Dpto. Comercial, por ejemplo) de que pasen información útil a la persona que debe mantener la sección noticias?? etc.

5- Una vez terminada y lanzada, ¿soy consciente del esfuerzo de comunicación y publicidad que precisa la tipología de web que he elegido? Este es un punto importante, puesto que muchas webs se quedan muertas por el hecho de que la empresa no las publicita correctamente. Ejemplo: una web con sección privada para clientes registrados a la que mis clientes no acceden como yo esperaba, lo visitan una vez y ya no vuelven a visitarla. Este es un caso ejemplar de que, si no comunicamos que en nuestra web se puede hacer X, Y ó Z, difícilmente nuestros clientes van a hacerlo.

    Solamente una vez hayan sido aclarados todos estos puntos una pyme debería decidir por una web corporativa u otra.

    Resumiendo muy llanamente:

    teniendo claro el/los objetivos que me marco
    vs.
    los costes que supone hoy + los costes que me supondrá mañana.

    Related Posts with Thumbnails
    Tagged with:  

    Comments are closed.

    WordPress主题