Hace un tiempo leí en Seguridad Apple un relato sobre el robo de un Ipad en Brasil, que me llenó de impotencia por el dueño del tablet de la manzana. Una prueba más que los mecanismos técnicos funcionaron, pero el sistema judicial, en este caso el brasileño, no.

En cualquier caso, ya que las cosas no son siempre iguales en todos los países, y que viajo bastante, quise probar uno de estos servicios que prometen localizar tus dispositivos para ver qué tal funcionan y, en caso de merecer la pena, ¿por qué no?

Me decidí por Prey, a sugerencia de Mike, un lector de SbD que nos sigue desde Costa Rica, que a menudo me sorprende por Gtalk con tentadores enlaces con excelente material para probar.

Como se puede ver en la siguiente captura de pantalla, Prey está disponible para un buen surtido de sistemas operativos de los diferentes dispositivos. En mi caso, los dos dispositivos portátiles que uso son Mac OS X y iPhone por lo que mis necesidades quedan cubiertas. No resultará así de útil para aquellos que uséis Blackberry o Windows Mobile.

La licencia gratuita permite, tras crearte una cuenta en Preyproject.com, asociar por cada usuario, hasta 3 dispositivos. Cuando saquen una versión para Kindle (mira que lo dudo), añadiré mi tercer gadget a la lista.

Para evaluar el servicio, seleccioné mi Mac en el panel de Prey, y le cambié el estado como «Desaparecido». A partir de ese momento, y cada 10 minutos, el equipo empieza a generar reportes y a enviarlos a los servidores de Prey. Estos reportes contienen información sobre el direccionamiento privado y público del portátil, las redes wireless cercanas, aquella a la que está conectado el equipo en ese momento, etc,… Además, por las pruebas que hice en mi Mac, es capaz de identificar a la perfección la localización del equipo, ubicándolo en un mapa de Google Maps.

Como podéis ver en la foto de abajo, se puede acompañar el reporte con un screenshot del escritorio, para ver qué está haciendo el ladrón con tu portátil. Puede resultar interesante por si se pone a mirar su correo por ejemplo y puede valer para identificar al delincuente.

Además, efectúa una foto con la webcam del portátil y la adjunta al reporte. En mi caso, como se puede ver, la foto que aparace bajo estas líneas, no es de mucha ayuda. Es el resultado de poner cinta aislante en el lente de la webcam del portátil: Be paranoid!

Todo esto se realiza en el equipo de manera «silenciosa», de manera que el ladrón no sabe que el portátil tiene un sistema de tracking… Sin embargo, puedes habilitar, a voluntad y desde el propio panel web de Prey, que el equipo se bloquee y aparezca una pantalla que inhabilite cualquier acción (hasta que lo formateas o desconectas de la red, claro está…). Evidentemente hacer esto, conlleva que el pastel se descubra y que el delincuente pueda llegar a destruir el equipo incluso.

En definitiva, el servicio está "bien", puesto que es una ayuda a poder saber dónde está el equipo en un momento dado. Sin embargo, creo que si el ladrón sabe un poquito, se libra del tracking en tres movimientos. 

Mención especial, es que estuve mirando qué es lo que añade Prey en el equipo. Me resultó muy interesante el echarle un vistazo a los scripts (hechos en Bash) con un montón de interesantes comandos que recopilan información del portátil, hacen screenshots de la pantalla, se incluyen binarios que interactúan con la webcam para hacer las fotos, etc, etc… y no os imagináis la de cosas malas que se me llegaron a ocurrir!!! ¿Recordáis lo de la cinta aislante en la webcam?… Hasta ahí puedo leer!


Via http://feedproxy.google.com/~r/SecurityByDefault/~3/BL3T5m0BhWo/prey-quien-ha-robado-mi-queso.html

Related Posts with Thumbnails
 

Comments are closed.

WordPress主题