samsung-omnia.jpg

La evolución de los smartphones o teléfonos inteligentes ya parece que tiene un camino claramente definido. Tras acercarse peligrosamente a la apariencia y aparatosidad de las PDA, ahora la tendencia es a acercarlos a los teléfonos móviles tradicionales. La pantalla eso sí se sigue manteniendo con un tamaño grande, más de 2.5 pulgadas, requisito indispensable para actividades más allá del teléfono como tal.

El Samsung Omnia es la apuesta de Samsung para hacer un smartphone muy atractivo. Sus puntos fuertes son la enorme pantalla de 3.2 pulgadas, el acabado metálico y de calidad, y el uso de la última versión del sistema operativo rey en los smartphones, Windows Mobile, en su versión profesional.

sgh-i900_omnia.jpg

El Samsung Omnia incluye para empezar todo lo que podemos pedirle a un teléfono empresarial en términos de potencia, programas y conectividad. Es un terminal cuatribanda, muy importante porque podremos usarlo en cualquier país del mundo, pero además es un equipo HSDPA, que en teoría y si la cobertura lo permite, nos dejaría descargar datos al teléfono a velocidades superiores a las de las líneas ADSL tradicionales. Normalmente esto es bastante difícil, pero nos aseguramos una excelente recepción de datos. Si hay posibilidad de estar conectado a Internet o descargar el correo vía WiFi, este teléfono de Samsung también lo permite. Y para no perdernos, se incluye un chip GPS, que también geoposiciona las fotos que tomemos con su cámara.

Esta función, que pudiera parecer superflua para un trabajador en movilidad, cobra importancia en ciertos sectores. Si la luz en buena y necesitamos tomar una foto rápida, la cámara de 5 megapíxeles con autoenfoque y diversos sistemas de mejora de la imagen, lo podrá hacer sin problemas. Y encima, conoceremos las coordenadas exactas en que esa foto ha sido tomada.

Para almacenar esas fotos, música o vídeos, hay dos modelos de Samsung Omnia, uno con memoria interna de 8 GB y otro con el doble. Pero es que si nos quedamos cortos con ese espacio de almacenamiento, y necesitamos llevar muchos archivos en PDF o de Office, podemos ampliar la memoria con tarjetas microSD.

Aunque al coger el teléfono nos podemos llevar una sorpresa por la apariencia del sistema operativo, no hay que preocuparse. El corazón del Samsung Omnia es Windows Mobile 6.1, lo que ello significa para el trabajador, pero Samsung ha decidido aprovechar mejor la pantalla táctil y ha creado un minisistema operativo que se superpone al de Microsoft para darle mayor atractivo y usabilidad con los dedos. También podemos usar un stylus incluido, pero que no viene en el propio teléfono integrado sino que debemos atarlo a él.

El Samsung Omnia, con una batería de gran capacidad, destaca también por el correo push, salida de TV para conectarlo por ejemplo a un proyector (podemos manejar archivos PowerPoint) o medidas de seguridad y gestión central de equipos propios del nuevo Windows Mobile.

Related Posts with Thumbnails
Tagged with:  

Comments are closed.

WordPress Blog