SandboxImagina que cada programa que arrancas o página web que abres es un animal suelto por tu ordenador: su código campa a sus anchas por la memoria, dejando huellas de todo tipo en el disco duro, algunas difíciles de erradicar. Los antivirus no actúan, pues su cometido es impedir situaciones peligrosas, no las meramente incómodas.

La única forma de ejecutar un programa sin que afecte al sistema operativo es aislarlo del resto del sistema. ¿Cómo? A través de Sandboxie -literalmente, cajita de arena-, un programa que intercepta cualquier intento de modificación del sistema y lo bloquea en el acto; en resumen, una jaula segura en la que abrir software sospechoso. Veamos cómo funciona.

Instalación y primeros pasos

La instalación de Sandboxie es muy sencilla: solo hay que elegir el idioma -en nuestro caso, Spanish- y seguir los pasos. El más delicado es la instalación del controlador de Sandboxie, un componente de bajo nivel que resulta esencial para bloquear a los programas en sus intentos de acceder a los recursos del sistema.

Instalación de Sandboxie

Una vez instalado y abierto por primera vez, Sandboxie detecta automáticamente las aplicaciones instaladas que requieran ajustes especiales para su ejecución aislada. Revisa la lista para eliminar ítems y haz clic en Aceptar. No desactives esta comprobación, es útil para aumentar la compatibilidad de Sandboxie con tus programas.

Sandboxie detecta aplicaciones instaladas

Si el instalador no lo ha hecho ya, te recomendamos habilitar la integración con el Explorador de Windows. Haz clic en Configurar y luego en Integración con la Shell de Windows; una vez en el cuadro de diálogo, marca las dos últimas casillas y haz clic en Aceptar.

Activar integración con el Shell de Windows

Ejecutar un programa con Sandboxie

Toma unos segundos para estudiar la ventana de Sandboxie. Lo primero que salta a la vista es la tabla de programas sandboxed, esto es, aislados del resto de recursos del sistema. El menú Sandbox es esencial: permite crear múltiples contenedores (sandbox) y gestionar procesos y contenidos en memoria.

Ejecutando Sandboxie con AllPlayer

Cuando hagas clic derecho sobre un acceso directo o un ejecutable, verás una nueva opción: Ejecutar Aislado en una Sandbox. Otro clic y podrás asignar la ejecución del programa en cuestión a una de las sandbox existentes. Una configuración típica es disponer de una sandbox para navegar y otra para abrir archivos de dudosa procedencia.

Lanzar un programa con Sandboxie

Título de programa ejecutado por Sandboxie

Los programas enjaulados se reconocen por la presencia de una almohadilla entre corchetes en la barra de título. A cada uno se le asigna un identificador propio (visible desde la ventana principal).

Sandboxie mostrará todos los subprocesos abiertos por el programa, así que no te asustes si ves más de un proceso con el mismo nombre.

Manejar los programas enjaulados

El programa ejecutado vía Sandboxie no puede guardar nada en el equipo a menos que tú así lo desees. Por ejemplo, si abres un sitio web en una sandbox (usando el comando Ejecutar Navegador Web del menú Sandbox) y descargas un archivo, Sandboxie detectará la acción y te preguntará qué hacer con él.

Restaurar archivo con Sandboxie

Sacar archivos del espacio protegido es una acción que Sandboxie denomina “restauración”. Si no estás seguro, no te preocupes y haz clic en Cerrar: los archivos seguirán en la sandbox. Puedes ver el contenido de la misma haciendo clic derecho y seleccionando Explorar Contenidos.

Contenido de una sandbox

En efecto, la sandbox es un sistema en miniatura, con su propio Registro de Windows (RegHive), archivos instalados y documentos. Ten mucho cuidado al explorar el contenido de la sandbox, ya no estarás protegido por su barrera. Es por ello que Sandboxie recomienda manipularlos a su vez con un Explorador aislado.

La hora de la limpieza

¿Has terminado de trabajar con la sandbox? Entonces es el momento de recoger bártulos y hacer limpieza. El comando Restauración rápida, accesible tanto desde la ventana principal como desde el icono de notificación, enumera los archivos guardados por los programas aislados en el interior del espacio elegido, listos para ser guardados en tu equipo.

Restauración rápida

Ahora toca borrar los archivos de la sandbox: abre el menú con un clic derecho y selecciona Borrar Contenidos. En un alarde de sabiduría, el programa ofrece una última oportunidad para salvar los ficheros guardados; más abajo aguarda un resumen del espacio ocupado y el botón de borrado. Haz clic para decirle adiós a toda esa basura.

Borrado de una sandbox

Para que el borrado sea más seguro, te recomendamos que instales SDelete o Eraser y los configures en el apartado Borrar > Orden de Borrado de los ajustes de la sandbox. Su uso asegura la desaparición completa de cualquier huella temporal dejada por los programas.

¿Has usado alguna vez Sandboxie? ¿Conoces otras alternativas?
Via http://onsoftware.softonic.com/tutorial-de-sandboxie-primeros-pasos

Related Posts with Thumbnails
Tagged with:  

Comments are closed.

WordPress Themes